Publicada en

La hora del cuento: ¡A la cama, monstruito!

Que levante la mano quien no haya vivido esta situación: Un día cualquiera entre las ocho y media y las nueve de la noche, un niño recién cenado y en pijama al que se le invita a irse a la cama. Comienzan las excusas en el baño; el pis, la caca, que si se cepilla los dientes, que si no. Ahora quiero agua, ya no quiero más. Un beso a mamá y ahora toca elegir cuento, uno, otro, y otro más y acaba la función.Un beso, un te quiero y hasta mañana.

¡Menudo cuento tienen los peques a la hora de irse a dormir!, el mismo que demuestra este pequeño monstruíto en el libro que os acerco hoy. Una historia ilustrada de Mario Ramos, ¡A la cama, monstruito!, editada por Corimbo. Un divertido e irónico relato de la rutina diaria antes de irse a dormir. Un cuento con la que se identifican niños y padres y que permite tomarse con un puñado de risas ese momento en el que el sueño y el cansancio ya no hace distinciones entre los protagonistas.

LM&Co_Lecturas_a_la_cama_monstruito_3

A monstruito le gusta bailar la samba en la cama antes de dormir, corretear por toda la casa hasta que le pilla su papá, sacar brillo al grifo del lavabo con su cepillo de dientes y agotar la paciencia de su progenitor que espera a pie de retrete a que termine de trabajar su aparato digestivo y por fín caer rendido en la cama tras un beso tranquilizador de papá, que transformado sale de puntillas de la habitación.

LM&Co_Lecturas_a_la_cama_monstruito_1

Además, monstruito es fan de un libro inolvidable, de una historia muy conocida y reconocida por los niños de varias generaciones, y que también habla de monstruos y aunque su papá trata de convencerle y leer otra historia cada día, todas las noches al abrir las páginas solo quiere escuchar eso de: “Max se puso su traje de lobo…” ¿sabes de cual se trata?

LM&Co_Lecturas_a_la_cama_monstruito_2

En definitiva, ¡A la cama, monstruito! Es un libro que ayuda a los más pequeños, entre 3 y 5 años a entender y tomarse con humor ese momento aburrido de terminar el día, dejar de jugar e irse a dormir. Un momento que mágico que gracias a los cuentos y a la fantasía, al humor y a la aventura los días se alargan y se mezclan con las noches en un sueño reparador, ahhh ohmm….buenas noches (hasta pronto, quiero decir)

 Te invito a leer otras libros estrella de nuestra biblioteca, aquí y aquí y a seguir disfrutando del movimento #hoyleemos de instagram

Publicada en

Calendario de Adviento: nuestro bosque de invierno y los 10 más bonitos de internet

Uno de diciembre, comienza la cuenta atrás para la Navidad. Las luces de la ciudad ya están encendidas, los escaparates preparados para la ocasión, los anuncios de televisión más esperados en las pantallas  y la ilusión de las niños a tope. Y que mejor para seguir los días de este mágico mes, que un calendario de Adiviento: una bonita tradición que hace la espera sea más llevadera.  La red se inunda estos días de propuestas y la nuestra la hemos bautizado como Winter Forest.

LM&Co_Calendario_Adviento_DIY_1

En casa hemos hemos preparado el nuestro inspirados en el bosque en invierno. Una manera de rendir homenaje a los animalillos que esta temporada nos han cautivado y forman parte de los juegos de los niños: como el zorro, el buho que vigila nuestras noches, sin olvidarnos del típico reno navideño. Además hemos añadido algunos elementos naturales que siempre recogemos en el campo o la salida del cole (tenemos que dar salida a las piñas que inundan el salón). La paleta de colores elegida va desde los fríos verde hielo y azul noche que representan mejor la temporada invernal, a los más cálidos y otoñales naranjas y marrones.  Y este es el resultado:

LM&Co_Calendario_Adviento_DIY_2

Para montar la composición se necesita:

  • Una rama de unos 70 cm.
  • 24 bolsitas de tela de algodón (12 en color lino y otras 12 en verde hielo) cosida por mi.
  • Cordoncillo en color naranja, verde y azul (el nuestro es de Tiger)
  • Pintura verde y naranja para enumerar las bolsas del 1 al 24.
  • Cordón de yute para colgar la rama
  • Unas bolas de nido de abeja (Hema)
  • Animalillos de fieltro (Hema)
  • Piñas, castañas y otros frutos del bosque.

LM&Co_Calendario_Adviento_DIY_4LM&Co_Calendario_Adviento_DIY_3LM&Co_Calendario_Adviento_DIY_5

No he querido perder la buena costumbre de leer juntos cada noche y disfrutar de esos pequeños momentos, y en cada bolsita he metido un librito que cuenta una tradición o una historia navideñas. Mis niños son muy pequeños y es una manera de introducirles el sentido de la Navidad de una forma especial (también son grandes deboradores de chocolate y alguna sorpresilla dulce caerá)

LM&CO_Lecturas_Adviento
Y es que la Navidad se viste en cada casa con un traje diferente pero en todas con el mismo sentimiento, así que en esta ocasión he querido recoger algunas de las ideas que más me han gustado en la red y compartirlas (o más bien re-compartirlas) ya que sus artífices ya lo han hecho desde sus blogs. Aquí dejo los 10 calendarios de Adviento hechos en casa que más me han gustado para preparar la gran fiesta del año: la Navidad.

  • El calendario con rollos reciclados de Beatriz de Madrid, Martina & Myself  es sencillo y muy vistoso.
  • El de Mamen de Ahora también mamá refleja que es una auténtica profesional, y además nos regala un descargable.
  • Los buenos propósitos de la gran familia de La casa donde viví me han encantado.
  • Las cestas de Laura son un primor, así que su idea en La Chimenea de las Hadas no podía faltar en esta selección.
  • Isabel de  Xanela Chic ha preparado un panel de estrellas lleno de planes geniales.
  • El calendario portatil de Conchi de Cosas que pasan en Helsinki es muy original.
  • Impresionante  la representación que Lucía de Baballa ha creado con unas cajas y unos renos.
  • Para los superfans del scrapbooking este de Marta de Oh! Macedonia es fantástico.
  • Mónica  de Muy Míos nos propone un calendario con motivos muy navideños.
  • Y si de compartir se trata: un calendario generoso en forma de sorteo el que propone Jaione de Más Allá del Rosa o Azul.

Me dejo muchos calendarios en el tintero pero solo hace falta bucear un ratito por pinterest o instagram y dejarse llevar por la imaginación.

Feliz cuenta atrás

Publicada en

Disfraz de zorro: un diy para crear a Mr. Fox

Los disfraces y los niños forman una combinación de amor o de odio, difícil de predecir. En el caso de mis hijos siempre ha sido de amor. He tenido suerte y les gusta disfrazarse, y aunque son pequeños siempre han vivido con ilusión y alegria el momento especial de vestir con ropas extrañas (tengo que decir que siempre les he librado de incómodas y aparatososas vestimentas, que no representaran personajes sino cosas, que les asustasen o no supieran quién eran).

El disfraz forma parte del juego simbólico del niño y les ayuda en su desarrollo, conociendo su entorno finjiendo situaciones que en ese momento no existen, por ello siempre he buscado disfraces básicos, adaptados a su edad y además se los he hecho yo (de forma sencilla), invitándoles a participar en la medida de lo posible del proceso de creación. También les he guíado a elegir el personaje; que fuera con su personalidad, dentro de las alternativas que nos daba la escuela infantil en la fechas puntuales (Navidad, Hallowen, carnaval, fin de curso….) o de las limitaciones que yo pudiera tener para realizarlo.

LM&Co_Disfraz_zorro_DIY_1

En esta ocasión el tema elegido eran los ANIMALES así que el éxito estaba asegurado teniendo en cuenta lo mucho que les gustan los bichejos a los niños. #SmartMiguel, que ya había cumplido los 3 años, quería un animal que tuviera una gran cola…enseguida se me vino a la mente: ¡Haríamos un disfraz de zorro! (será por eso de que está de moda). Se lo propuse y le gustó la idea.

Hablamos del zorro, de dónde vive, de las cosas que le gustan, que come… y enseguida decidimos que nuesto zorrito sería un tipo guapo y elegante (por eso le vestimos con pajarita), un animalillo tierno (para ello tendriamos que usar una tela suave) y que no se nos olvidara hacer una cola muy, muy larga. La inteligencia y la bondaz de nuesto zorrito estaba debajo del disfraz, en la piel de #smartMiguel (perdón por este lapsus de amor maternal).

LM&Co_Disfraz_zorro_DIY_2

Dicho y hecho, nuesto personaje ya estaba definido y ahora le tocaba a mamá encontrar la ropa y los apliques necesarios para conseguir dar vida al zorro. Busque en el armario pero no encajaba nada con la apariencia de nuestro zorrito, al que bautizamos como Mr. Fox.  Pero de repente una camisa de cuadros en tonos marrones me abrió las puertas de la inspiración.

Aprovechando que estabamos en rebajas me propuse buscar algunas prendas básicas y vestirlas con las características físicas de nuestro nuevo amigo, orejas, ojos, nariz y cola. Tuve mucha suerte y encontré justo lo que necesitaba: unos pantalones chinos en color rojizo y un chandal (sudadera con capucha y pantalón) del mismo color y ademas a un precio de risa (todo por menos de 10 euros). Lo pensaba combinar con la camisa que tenía en casa, pero de repente por un par de euros apareció en un rincón de la tienda una bonita camisa de cuadros, también en tonos rojizos. Mr. Fox ya tenía traje. Unos cuantos retales de fieltro y de tela de borreguito hicieron el resto.

El disfraz fue un éxito, #smartMiguel estuvo encantado todo el día. Su preciada cola en ocasiones fue incómoda, pero como la hice desmontable se la quitó y puso cuando quiso. Pudo jugar y disfrutar con su disfraz de zorro e incluso corretear por este bonito bosque urbano en el que le hice las fotos.

LM&Co_Disfraz_zorro_DIY_4

Ahora, podría seguir contándote como monté este sencillo y bonito disfraz en el post, pero he decidio que si está interesado es mejor que lo tengas todo junto y bien explicado en una tutorial descargable que he elaborado para ti (en formato .pdf).

Si quieres conseguir la guía (con 4 sencillos pasos y plantillas) para hacer tu propio Mr. Fox  sigue las instrucciones

  • 1. Pincha en el enlace de abajo.
  • 2. Guarda el documento en tu disco duro.
  • 3. Cuando quieras ponte manos a la obra para crear a Mr. Fox.

Disfraz Zorro_ Diy_paso a paso_LM&Co

Si te ha gustado espero tus comentarios y si te animas a realizarlo compartas conmigo tu proyecto.

Publicada en

La hora del cuento: Un bicho extraño, un cuento sin fin

Una verdad absoluta si hablamos de niños y cuentos es que cuando una historia les gusta de verdad te pueden pedir que la leas una y otra vez y otra más hasta caer rendidos. No hay final para ese cuento y puedes pasarte horas, días y semanas leyendo en bucle las aventuras y desventuras de los tres cerditos, el diluvio del arca de Noe o enumerando una por una cada una de las especies de la enciclopedia de animales.

LM&Co_Lecturas_un_bicho_extraño_2

Y en esas estábamos, cuando la primavera pasada paseando por la Feria del Libro de Madrid llegamos a la caseta de Kalandra y entre todos sus maravillosos ejemplares llego a nuestras manos un libro sin fin. Una historia que nunca acaba, que la empiezas por el principio o por el final y llegas de nuevo al final o al principio y alreves ¡Vaya lío más divertido!.

Con una rima con mucho ritmo y con dibujos sencillos que se mezclan con el propio texto de Mon Daporta (las ilustraciones son de Óscar Villán) este cuento llamado Un bicho extraño nos ha enamorado.

LM&Co_Lecturas_un_bicho_extraño_1

No sabemos si el protagonista es un huevo o un ratón, si le crecen las orejas o se las lleva el viento, si tiene bigotes o se han perdido pero lo que si podemos decir es que se nos pasan las horas leyendo sin parar. Una vuelta y otra y de nuevo a empezar. Sin duda un acierto para pequeños lectores compulsivos (jeje)

LM&Co_Lecturas_un_bicho_extraño_3

Manejable, resistente y entretenido esta es la recomendación para este mes de nuestra pequeña biblioteca #lahoradelcuento que sigue creciendo. Y no perdáis de vista a Kalandra, bajo su sello hay títulos imprescindibles de la literatura infantil y juvenil, historias fascinantes e iniciativas de lecturas para los niños muy apetecibles.

Publicada en

Los niños dejan huella: manchas que llegan con la maternidad

Son las nueve de la mañana y todavía en casa. Tenemos todavía media hora de margen para llegar al cole y diez minutos de trayecto. Todas las mañanas igual,  salgo de casa sin resuello, arrastrando a dos pequeños que se debaten entre los primeros juegos de la mañana y el malhumor del madrugón. Sin tiempo para mirarme al espejo y vestida con lo primero que he visto colgado en el armario salgo a la calle dispuesta a comerme el mundo y lo primero que descubro al pisar la calle es que alguien se ha comido el mundo por mi, dejando sus huellas en mi pantalón. ¡Malditas galletas de chocolate!. Yo que creía que me ayudarían a reducir el tiempo del desayuno y ahora alargan la interminable lista de manchas que acumulo en mi ropa.

El yogurt siempre acaba en mis zapatos, los purés en mi jersey favorito. Por no hablar de los improvisados pañuelos que mis dos hijos encuentran en las mangas de mi abrigo.

¿Alguien más en la sala que coleccione manchas en la ropa?

He llegado a pensar que estos niños son dos infiltrados de algún fabricante de detergentes que están experimentando conmigo las bondades de su producto. Pues bien señores, desde aquí les digo que algunas manchas todavía siguen en mi ropa y éstas ahora ocupan un estante de mi armario adornadas con el estampado de moda de esta temporada el “dirty print” o lamparones de toda la vida ( madres del mundo olvidaros del animal print ya no está de moda).

Afortunadamente, mis nuevas prendas customizadas me sirven para lucir la mar de estilosa en casa y tratar de recomponer el estado original de mi hogar tras las intervenciones artísticas de mis pequeños genios. Las inmaculadas paredes blancas ya han sufrido en dos ocasiones el ataque misterioso de las pinturas plastidecor, el suelo de la cocina hace ya más de tres años que se mantiene limpio solamente la hora y media que dura la siesta. Las migas de pan, estrellitas, fideos y un gran surtido de pastas y legumbres, además de papeles varios y otros restos de comida son una alfombra que por arte de magia aparece coincidiendo con la hora de comer. A todo esto, podemos añadir el universo desconocido que ha surgido debajo del sillón de mi salón, en el que conviven en plena armonía bolas de plastelina, cochecitos, una rodaja de plátano de la merienda y un par de gusanitos revenidos de la última fiesta de cumpleaños.

No quiero acabar esta lista de manchas, comidas y otros restos que por su caracter escatológico no quiero mencionar aquí, sin sumar un nuevo componente: la tierra. He pensado contratar un contenedor de escombros para vaciar los zapatos llenos de arena que los niños transportan día tras día desde la guardería a casa. !Ya no encuentro bolsas de basura tán resistientes en el super para tanta basura!. Creía que la cuota mensual de la escuela infantil incluía el cuidado de mis bebés, su alimentación y no el cuarto de kilo de arena que me traen a casa repartido además de en los zapatos, en los bolsillos, el pelo, la capucha, orejas, boca… incluso en el pañal.

¿Quién me puede explicar como llega la arena hasta el fondo del pañal de un bebé traspasando tres capas de ropa?

Print

 Los niños dejan huella, una nueva vida llena de recuerdos, de sentimientos, de experiencias pero también otras inesperadas que a veces desesperan y que transforman la maternidad en un lienzo blanco listo para manchar cada día de nuevos colores…